Blog

CONSIDERACIONES CULTURALES SOBRE LA PRÁCTICA DE LA PSICOLOGÍA: EL CASO DE LA TEORÍA DEL APEGO

 

RESUMEN

La investigación que presentamos a continuación asume una actitud reflexiva que nos ayuda explorar un tema descuidado en los estudios culturales ecuatorianos, a saber: ¿Cuáles son los principales elementos culturales que los psicólogos ecuatorianos tienen en consideración al trabajar con personas que provienen de culturas diferentes a las que han dado origen a los supuestos y prácticas estándar de la Teoría del Apego?

En la presente década uno de los debates que ha puesto en diálogo teorías psicológicas con los estudios de la cultura es la problemática de la variabilidad cultural del apego. Desde la psicología antropológica, la psicología transcultural y desde la antropología psicológica se ha problematizado la validez de las pretensiones de universalidad de la Teoría del Apego, de origen norteamericano y europeo; esto es, “occidental”.

En esta tesis nos proponemos, a partir de la posición de los estudios de la cultura, delimitar teóricamente los componentes de ese debate, su evolución y el consenso que ha emergido hasta el momento. Finalmente aterrizamos en la reflexión en relación con la Teoría del Apego y la sensibilidad cultural en la teoría y la práctica discursiva ecuatorianas.

UASB Digital: Consideraciones culturales sobre la práctica de la psicología: el caso de la Teoría del Apego

 

 

 

 

 

 

 

 


ACUPUNTURA Y MOXIBUSTIÓN EN EL AÑO DEL MONO ROJO DE FUEGO

monoRojoFuego

El trauma como fuego de transformación
Glenda Z. Villamarín, Psic. Cl.
Mayo 2016

El mono de fuego se dice que es “caprichoso, muy a la suya y poco predecible”. En la Medicina China, esta relacionado con la energía del fuego-corazón es decir con estados de animo cambiantes por su relación con el mundo interno y externo, en términos occidentales haría referencia a la mente y las emociones.

Para hablar sobre el año del mono de fuego y su relación simbólica con la psicología me gustaría contarles sobre la frase “tener un mono en la espalda”. El uso que se la da a esta frase en EEUU y en la india esta relacionado con tener que soportar una molestia grabe o con algo que constantemente molesta y no se puede olvidar o con la compulsión (adicción, obsesión). Mientras que pare los antiguos egipcios, se dice que, el tener un mono en la espalda hacia referencia a el estar conectado con la habilidad de contar historias y comprender conocimiento sublime que solo es accesible para poco; y que de hecho es lo que permitió que aparecieran curas innovadoras, el diseño, la filosofía y el significado.

Ahora revisemos algo sobre el trauma, este es por lo general el resultado de haber vivido un evento critico en el que probablemente la persona sintió que podía perder la vida y sobre paso su capacidad de afrontamiento. En estos eventos como desastres naturales (terremotos, deslaves, etc.) o causados por el hombre (asaltos, guerras, abuso, etc.) las personas entran en estados de alerta que les permite salvar la vida. Dando como resultado una alteración en el sistema nervioso que produce estados de alerta que en su mayoría no son consientes. En una etapa inicial esta reacción es normal y esperada y podría tener una duración de hasta un mes, en el que la persona vivirá afectación al sueño (pesadillas, insomnio, entre otros), sus estados de animo (irritabilidad, desgano…), podría revivir el evento (a manera de sonidos, sensaciones, pensamientos…). Si estos síntomas duran mas de un mes dejamos de hablar de estrés agudo y podemos hablar de trauma. Es decir, la capacidad de la persona para que estas energías (conexiones neuronales en forma de electricidad o químicas) fluyan, se conecten y sean finalmente integradas psíquicamente se ha visto sobre llevada. Dando como resultado estancamiento o desconexión de estas memorias y una sensación constante de empacho, pero psíquico. En tomografías podremos observar que hay mucha actividad en el cerebro de una persona traumatizada, estos espacios de activación se ven como encendidos.

Pero cómo se relaciona esto con el con el año del mono de fuego? Los eventos traumáticos se parecen mucho a las características de este año: impredecible, nos quita la sensación de control y esta relacionado con la energía del fuego como lo habíamos visto anteriormente. Además, el fuego al igual que el trauma tienen la capacidad de transformar. Podríamos decir que de alguna manera que el trauma es como el “mono de fuego en la espalda” de todos y cada uno de nosotros, puesto que los eventos potencialmente traumáticos son parte de la vida misma.

Entonces, dependiendo de nuestro estado de salud física, del sostén social que tengamos, de la manera en la que percibimos al mundo (un lugar amable o hostil) y a nosotros mismos (confiables o no) el mono que carguemos en nuestras espaldas será el de la historia egipcia, una oportunidad de crecimiento; o el del dicho anglosajón un estancamiento y constante repetición. Los eventos críticos son así vistos oportunidades de crecimiento y transformación, en el sentido que en inicio pueden ser agobiantes, sin sentido y dolorosos, algo parecido al lado negativo de la descripción que se hace del mono de fuego. Sin embargo también es la oportunidad de contactar con el lado positivo del mono de fuego que a mi parecer es mas como el mono de la historia egipcia: creativo, innovador, integrador.

LAS EXPERIENCIAS SON HEREDADAS A TRAVÉS DEL ADN

Fuente: memoriaemocional.com

Genetistas afirman que las experiencias de nuestros antepasados se heredan a través del ADN

Vamos a plantear una pregunta con cierta ingenuidad: ¿cómo sabe el ADN humano dónde colocar sus piezas para crear exactamente un ser humano particular?

No hablamos de un individuo de la especie humana sino a una persona concreta, hijo o hija de ciertos padres, descendiente de cierta genealogía. De primera impresión podríamos pensar que la naturaleza trabaja sobre un cuadro básico de ingredientes, los cuales apenas sufren modificaciones a lo largo del tiempo. Pero según la investigación de un par de biólogos canadienses, las historias de vida (hábitos, estados emocionales, traumas psicológicos) de nuestros descendientes modifican y otorgan a nuestro material genético un grado extra de precisión.

La historia resumida comienza así: un neurólogo y un biólogo entran a un bar, toman un par de tragos y hablan con ligereza de sus respectivas líneas de investigación –al salir han creado un nuevo campo de la genética. Aunque no lo crean, esto es lo que les ocurrió en un bar de Madrid a Moshe Szyf (biólogo molecular y genetista de la McGill University en Montréal) y a su amigo Michael Meaney, neurobiólogo de la misma universidad.

Desde la década de los 70, los genetistas saben que el núcleo de las células utiliza un componente estructural de las moléculas orgánicas, el metilo, para saber qué piezas de información hacen qué –por decirlo así, el metilo ayuda a la célula a decidir si será una célula del corazón, del hígado o una neurona. El grupo metilo opera cerca del código genético, pero no es parte de él. Al campo de la biología que estudia estas relaciones se le llama epigenética, pues a pesar de que se estudian fenómenos genéticos, estos ocurren propiamente alrededor del ADN.

Los científicos creían que los cambios epigenéticos se producían sólo durante la etapa del desarrollo fetal, pero posteriores estudios demostraron que de hecho algunos cambios en el ADN adulto podían resultar en ciertos tipos de cáncer. En ocasiones los grupos metilo se ajustan al ADN debido a cambios en la dieta o a la exposición a ciertas sustancias; sin embargo, el verdadero descubrimiento comenzó cuando Randy Jirtle de la Universidad de Duke demostró que estos cambios podían ser transmitidos de generación en generación.

Si esta jerga genetista es ardua para algunos, digamos que Szyf y Meaney simplemente desarrollaron una innovadora hipótesis mientras tomaban un par de cervezas: si la alimentación y los químicos podían producir cambios epigenéticos, ¿era posible que experiencias como el estrés o el abuso de drogas también pudieran producir cambios epigenéticos en el ADN de las neuronas? Esta pregunta fue el punto de partida para un nuevo campo en el estudio de la genética: la epigenética conductual.

Según este nuevo enfoque, las experiencias traumáticas de nuestro pasado así como las de nuestros ancestros inmediatos dejan una suerte de heridas moleculares adheridas a nuestro ADN. Cada raza y cada pueblo, así, llevaría inscrito en su código genético la historia de su cultura: los judíos y la Shoah, los chinos y la Revolución Cultural, los rusos y los GULAG, los inmigrantes africanos cuyos padres fueron perseguidos en el sur de Estados Unidos, o bien una infancia de maltratos y padres abusivos –todas las historias que podamos imaginar están influídas por nuestros antecesores.

Desde este punto de vista, las experiencias de nuestros ancestros modelan nuestra propia experiencia de mundo no solamente a través de la herencia cultural sino a través de la herencia genética. El ADN no cambia propiamente, pero las tendencias psicológicas y de comportamiento se heredan: así, puede que no sólo tengas los ojos de tu abuelo, sino también su mal carácter y su tendencia a la depresión.

Así como la magia y las terapias psicodramáticas afirman que para curar a una persona es preciso revisar su árbol genealógico, la genética actual comienza a abrirse paso en un nuevo campo que podría hacer que las “maldiciones familiares” sean cosa del pasado.

Edgar Mendizabal

Conseiller en Descodificacion Biologica.

Dirección

Av. Veintimilla E9-26 y Leonidas Plaza, Edif. "Uziel". Oficina 302, Tercer piso.
Quito, Ecuador

Contacto

Teléfono: 0984425837
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Horarios de Atención

Administración:
Lunes a Viernes: 7:30 am - 12:30 pm

Para horarios de terapeutas favor tomar una cita.


Serendipitá Ecuador, Todos los Derechos Reservados - Copyright © 2017
200 OK

OK

The server encountered an internal error or misconfiguration and was unable to complete your request.

Please contact the server administrator, [no address given] and inform them of the time the error occurred, and anything you might have done that may have caused the error.

More information about this error may be available in the server error log.